Es una realidad, las Redes Sociales llegaron para cambiar radicalmente nuestra vida. Las nuevas generaciones, la llamada “Generación T”, nacidos a partir del 2010, ya vienen con un smartphone, tablet u ordenador bajo el brazo, y saben utilizarlos a nivel usuario de manera muy prematura.
Desde que el hombre ideó la rueda para hacer su vida más sencilla, nos hemos tenido que amoldar a las nuevas generaciones que vienen más preparadas y están más capacitadas para hacer un uso más funcional e inteligente de lo ya preestablecido. Y con la rapidez con la que el mundo evoluciona hoy en día, donde lo inventado ayer, hoy ya queda obsoleto, no podemos quedarnos atrás en cuanto a una de los mayores inventos digitales, nuestras amadas (y no tan amadas) redes sociales: eternos compendios de comentarios y opiniones, algunas con fundamento y otras, no tanto. Estas, consideradas espacios virtuales infinitos, son capaces de conectar de manera sincrónica (o anacrónica) a cualquier persona con cualquier otra, independientemente de donde se encuentren en realidad, a través del  uso de redes generalistas (cómo Facebook o Instagram), profesionales (como Linkedin) o especializadas (como Wattpad).
Si hay algo que nos fascina de las redes sociales es la inmediatividad del formato: ¿No sabes donde ir a comer?. Tu youtuber favorito de lo resuelve en menos de diez minutos ¿Quieres vender ese mueble viejo heredado que ya no sabes donde meterlo?. Cualquier servicio de “tienda” o “market” te facilita la vida.

Pero… ¿Cómo afecta a las empresas las redes sociales? Las redes sociales son una ventana abierta a la publicidad de una empresa. Todos seguimos grandes marcas con miles (o millones, probablemente) de seguidores en redes sociales, pero también seguimos a pequeños comercios locales, a esos comercios de proximidad que han encontrado su elixir económico en la transformación digital (¿No quieres salir a buscar el pan? Keep calm. Uber te lo trae a la puerta de casa).
Si aún no te has convencido de que tener perfiles optimizados para tu negocio es el kit de salvación para los negocios del futuro, sigue leyendo. Voy a presentarte los 10 “matches” que seguro contestarán a la pregunta que más te has hecho desde que comenzaste en este apasionante mundo:
¿Por qué la competencia vende más que yo, si tenemos el mismo producto?”
Exacto, teneis el mismo producto, pero seguramente no la misma visibilidad frente al público objetivo.

TOP 10 Ventajas de las Redes Sociales que necesitas conocer si tienes una empresa

  1. Las redes sociales aumentan la visibilidad de tu empresa

Esto es una realidad y lo sabes. Si no tienes un perfil en las redes sociales, no existes. Tenerlas te permite como negocio lograr un mayor volumen de alcance. Ser original y constante hará destacar tu negocio en las plataformas frente a la competencia.

  1. Las redes sociales te permiten conocer mejor a tu mercado meta

Te ayudarán a conocer los gustos y aficiones de tus potenciales clientes, y de los clientes ya afiliados a tu marca. Además, te permitirá conocer mejor el segmento de mercado al que quieres enfocar tus ventas. Conocer a tu público objetivo te ahorrará muchos problemas futuros.

  1. Las redes sociales permiten publicidad a bajo coste

Publicitar tu negocio a través de Instagram o Facebook (por ejemplo) es mucho más barato que hacerlo en medios convencionales como televisión, periódicos o radio, medios cada vez más desfasados gracias al avance tecnológico. Actualmente, hay más consumidores de redes sociales, que consumidores de prensa, por ejemplo. Invertir en publicidad a través de redes sociales es un “match” para hacer crecer tu negocio y llegar a un público mayor. Pero cuidado, antes debes conocer qué segmento del mercado te interesa y cual es tu “buyer persona”.

  1. Las redes sociales te permiten analizar a tu competencia

Bien sea para elegir o comparar, el usuario de internet utiliza las redes para decidir qué producto le atrae más. Si no estás en las redes, siento decirte que tu competencia obtendrá más visibilidad. Y ya sabes la ecuación: + visibilidad + público alcanzado + ventas =  meta alcanzada

  1. Las redes sociales son las mejores plataformas de difusión de contenidos

En pocas horas, las redes sociales pueden alcanzar unos ratios de visualización altísimos si tienes un plan de marketing bien organizado. Muchas marcas hoy en día simplemente buscan volverse “virales” o ser el centro de atención de un “Trending Topic”. Que se hable de ti, de tu marca o de tu producto en redes sociales, es uno de los objetivos a alcanzar de cualquier plan de posicionamiento.

  1. Las redes sociales pueden mejorar (o empeorar) la reputación de tu marca

En este sentido, son un arma de doble filo. Seguramente conocerás alguna empresa que se ha hecho eco en los medios convencionales por haber cometido alguna errata graciosa en un post, por haber subido o compartido contenido inapropiado etc. Las redes sociales son una ventana para tu marca y reputación, Desarrollar una estrategia de social media y no compartir contenido aleatorio, es fundamental para generar sensación de confianza en el consumidor. Hacer creer a este que forma parte de la marca es trabajo de las redes sociales.

  1. Las redes sociales ayudan a crear comunidades de seguidores

Aumentar la lealtad y la fidelización del cliente frente a la marca es uno de los puntos más importantes que debe tener una pequeña empresa. Para muchas, es más fácil conseguir nuevos clientes constantemente a que ese cliente quiera repetir. Unido al punto anterior, hacer sentir al usuario que forma parte de una comunidad generará un sentimiento de pertenencia. Apple es el mejor ejemplo para ello, ¿No es así?

  1. Las redes sociales ayudan a medir el grado de aceptación social

Lo que significa que, sin preguntar directamente, puedes conocer lo que les gusta de ti y qué grado de fidelización tienen sobre tu marca. Un “like” es el nuevo “gracias por tu trabajo” de las redes sociales. En pocas palabras, evita el riesgo.

  1. Generar networking

El Networking está de moda y si a día de hoy aún no sabes lo que es…. prepárate, porque es algo que toda persona hace en su día a día desde que adquirimos como especie la habilidad social de comunicación.
Networking es generar una red de contactos que no solo te permitirán aprender, sino también generar futuras alianzas. Como se cita en la fábula de Esopo, “La unión hace la fuerza”. En marketing, “El Networking hace la fuerza”.

  1. Atención personalizada al cliente fidelizado y futuro es indispensable.

Por último, y no por ello menos importante, tener un perfil llamativo que capté la atención del usuario genera que escojan tu marca por encima de otras. Interactuar con el público genera una sensación de cercanía y atención, buscando así su satisfacción hacia tu marca. Ello provocará que vuelvan a ti en el futuro.

icerberg

Imagina tu negocio como un iceberg


 
La ciencia nos ha demostrado que lo que somos capaces de ver de ellos es solo un 11% del total de su tamaño. Con tu negocio, el cliente percibe lo mismo.
Bajo esa pequeña punta se esconde una gran cantidad de acciones y estrategias que el público no ve, y ese es, sin lugar a dudas, el “click” diferenciador entre la competencia, y tú. No sólo conocerlas, sino saber cómo implementarlas y valorar su efectividad es imprescindible para saber si estas funcionan o no.
Hoy en día conocemos infinidad de técnicas sociales que nos hacen caer bien, pero a veces, la impersonalidad que crean las pantallas, nos hacen estar más lejos de lo que en realidad nos encontramos. Crear un negocio de cero es difícil. Avivar un negocio estancado, aún más. Pero si algo nos han enseñado estos últimos años a través de la digitalización de medios es que con pocos recursos y mucho esfuerzo y dedicación, nuestra marca puede hacerse un hueco en el infinito mundo digital.